El Museo de Belas Artes da Coruña nace en 1922 sin sede fija hasta que, en 1937, Fernando Álvarez de Sotomayor logra la cesión del edificio del Consulado del Mar, donde el arquitecto Antonio Tenreiro adaptará las instalaciones a las nuevas funciones, abriendo el museo sus puertas en 1947.

Desde su inauguración oficial y hasta 1995, el Museo de Belas Artes da Coruña comparte este espacio con la Real Academia de Bellas Artes de Nuestra Señora del Rosario y con la Biblioteca del Consulado del Mar.

Con el paso del tiempo, el espacio destinado al museo se hace pequeño, además de quedar en evidencia las carencias de seguridad tras el robo, en el año 1985, de las dos tablas al óleo de Peter Paul Rubens.

Este hecho justifica la necesidad de construir un nuevo edificio, bajo los presupuestos del Ministerio de Cultura, de los que formaba parte el Museo desde 1986 tras ser catalogado museo de titularidad estatal.