Rivas, Silverio

Ponteareas (l)
-
1942

Silverio Rivas Alonso (Ponteareas, Pontevedra, 1942). Comienza a trabajar en el taller de ebanistería de su padre y en 1956 ingresa en la Escuela de Artes y Oficios de Vigo, participa en la Bienal de Pontevedra en 1969 y allí conoce a Xoán Piñeiro con quien empieza a trabajar. Becado por la Diputación Provincial se traslada a Madrid para estudiar en la Escuela de Bellas Artes. En las obras realizadas entre 1970 y 1977 se muestra influido por otros escultores: en un primer momento por la etapa abstracta de Xoán Piñeiro, y después, por las nuevas corrientes escultóricas que conoce en su etapa madrileña, especialmente a través de su relación con Paco Barón, un escultor que realizaba piezas móviles en bronce articuladas en engranajes. Trabaja algún tiempo con él y junto a él participa en las exposiciones al aire libre de la plaza de la Princesa en Vigo. En estos años de formación, viaja a París, desde 1979 permanece allí largas temporadas que alterna con las estancias en su taller de Galicia. Orientado hacia la abstracción realiza esculturas de una concepción geométrica que desarrolla en módulos ensamblados y pasa, a partir de 1975, a las formas bulbosas de poliéster coloreado, insistiendo en este tipo de materiales de superficies pulidas con las que tantea equilibrios de masas desde un núcleo interno hacia su desarrollo en el espacio.

Quizá uno de los hechos clave en su trayectoria sean las experiencias que, durante el año 1976, lleva a cabo en el Laboratorio de Formas de Sargadelos sobre técnicas cerámicas y quizá también por la influencia de Barón, Silverio traslada a la cerámica sus planteamientos y pasa a crear crear piezas articuladas y desplegables en el espacio. Parecidas formas desarrollaría en la madera y después en el bronce. Estas series que realizará hasta mediados de los ochenta, le proporcionan dos principios a los que será fiel: uno, el que se refiere a su necesidad de abrir el material, otro que trata del juego y la tensión de elementos contrarios. Y ello tanto en los bronces articulados como en las formas estáticas de la piedra. En 1986 se establece en Galicia, su interés por la piedra de granito y las piedras duras desde 1985 le encaminará hacia una acentuación de la geometría, a la valoración del vacío y a un mayor control de los efectos de las texturas. Uno de los ejemplos más emblemáticos será Puerta del Atlántico de los años noventa, en la plaza de América de Vigo.

Obras del/de la autor/a