Imaxe:

Dédalo y el Minotauro

Autores/as:
Cronología:
1636[ca]

Escena que representa a Dédalo con gorro rojo y con los útiles de arquitecto, un compás y una escuadra, colgados de la cintura, mostrándole al Minotauro el laberinto que aparece al fondo. Según la mitología griega, Dédalo, fue el hábil artesano que construyó para Minos, rey de Creta, el Laberinto para encerrar al Minotauro. El episodio representado se basa en la obra del poeta Ovidio, Metamorfosis, sobre la construcción del laberinto y fue recreado por Rubens de modo similar al que se contempla en los Ovidios ilustrados, pero muy original al presentar a Dédalo enseñándole el laberinto al Minotauro en actitud amistosa. El laberinto alude al espacio representado como un recinto con un recorrido tortuoso y en el que es imposible encontrar la salida. El Minotauro, un ser con cabeza humana y cuerpo de toro, era hijo de la reina de Creta y del hermoso toro blanco del que ésta se enamoró por intervención del dios Poseidón, como castigo por no acceder Minos a sacrificarlo en su honor. Durante años muchos atenienses fueron llevados como tributo para ser alimento del monstruo hasta que uno de ellos, Teseo, logró matarlo. El héroe pudo salir del laberinto ayudado por Ariadna, la hija del rey, que aconsejada por Dédalo usó la estrategia del ovillo de hilo del que ella sostenía una punta fuera. Por revelar este secreto Minos castigó a Dédalo a ser encerrado en el recinto con su hijo Ícaro. Esta tabla al igual que la titulada como Psique fue robada en la sede antigua del Museo en el año 1985 y recuperada después en 1988 en Estocolmo. Es otro de los bocetos preparatorios realizados para formar parte de un conjunto pictórico destinado a decorar la Torre de la Parada en Madrid por encargo de Felipe IV. El proyecto decorativo de este palacete de recreo que se remodeló en el siglo XVII fue uno de los mayores encargos que Rubens recibió de Felipe IV. El conjunto más importante, formado por obras de tema mitológico y representaciones de figuras alegóricas, se inspiró en su mayor parte en la obra del poeta latino Ovidio, Metamorfosis. Rubens inicia este proyecto decorativo en 1636 pintando aproximadamente sesenta y tres bocetos al óleo sobre pequeñas tablas que plasmarían en lienzos definitivos él mismo junto con pintores de su taller y otros artistas que trabajaban en Amberes, entre 1636 y 1637, lienzos que después serían enviados a España en 1638. La pintura definitiva de este boceto está perdida o en paradero desconocido.

Ficha técnica

Número de inventario:
285
Materia / Soporte:
Tabla
Contexto cultural / Estilo:
Barroco
Autores/as:
Cronología:
1636[ca]
Clasificación:
Pintura
Iconografía:
Figura antropomorfa
Mitológica
Sala:
Procedencia:
Asignación. Legado: Arévalo Gener, Elvira (17/08/1946)
Historial:

Fue legada al Museo por Elvira Arévalo Gener según su testamento con fecha de 16 de agosto de 1893.
Junto con el otro boceto de Rubens (Psique) donado al Museo, formaba parte de la colección del Duque del Infantado y posteriormente de la del Duque de Pastrana en el siglo XIX ( ALPERS, Sevtlana (1970), pp. 259, 197.)
Fue robada en 1985 en las salas de la sede anterior del Museo, la Casa del Consulado, y recuparada en Estocolmo en 1988.

EXPOSICIONES:
Año 1990: Rubens: Dédalo y el Minotauro. Museo de Bellas Artes, A Coruña, 4 de Mayo-6 de junio.

Medidas:
Con marco: Altura = 33 cm; Anchura = 23,5 cm
Tabla: Altura = 26 cm; Anchura = 16,5 cm
Técnica:
Pintura al óleo
Objeto:
Cuadro