Imaxe:

Praderas de Villerville

Autores/as:
Cronología:
1877[ca]

Haes ya en su discurso de ingreso a la Academia hizo alusión a la supremacía del paisaje de las regiones del norte y a la simbiosis que se estableciera en el pasado entre las condiciones climáticas, los parajes naturales y el hombre, además de aludir al gusto que sentían los pintores por expresar esa amplia conexión y, que Haes también reconoce sentir en los últimos años de su vida. 

Junto con Holanda, Francia fue el otro país a donde Haes iba a pintar en su última época artística tras la muerte de su mujer en 1876. De los numerosos enclaves que plasma de este pais, Normandia y concretamente Villarville (lugar de reconocido prestigio entre los pintores del último cuarto del siglo XIX) fue una de las localidades que más atrajo su interés, donde permanece durante prolongadas estancias y realiza numerosos estudios tanto de paisajes costeros como rurales plasmando la campiña normanda como la que representa en este cuadro.

Esta es una obra muy definidora de su etapa en Villerville, refleja su interés por la indiscriminada representación de elementos que son inherentes a la esencia del campo, matorrales, arbustos y sobre todo los árboles. A lo largo de la década de los años setenta Haes va aproximando los enfoques compositivos y la definición morfológica de los elementos se hace más concreta. A los árboles les va a conferir un destacado protagonismo, les singulariza hasta definir su fisonomía permitiendo nombrarles en sus diferentes variantes de álamos, encinas, fresnos..., considera que contribuyen a profundizar en el concepto verista del paisaje. 
En concreto en esta etapa de Villerville, van a atraer su atención las formas en movimiento de árboles cimbreados por los vientos marinos, sus troncos retorcidos y copas fuertemente inclinadas que configuran unas composiciones de marcadas diagonales como la creada por el árbol que emerge sobre una masa de arbustos en el primer plano del óleo.

 El artista capta magistralmente en esta pradera la climatología invernal de Villerville, al modo que en España atrapaba los efectos lumínicos del sol estival del mediodía o el carácter geológico de las cumbres rocosas. Aquí reproduce con destreza  el efecto de inestabilidad ambiental generado por una bruma atmosférica que envuelve el paisaje, a la vez que marca gradualmente la lejanía mediante frías tonalidades de grises y,  capta con maestría el verde frescor de una vegetación muy saturada de humedad que acierta a salpicar con fugaces matices lumínicos.

Ficha técnica

Número de inventario:
37
Materia / Soporte:
Lienzo
Cartón
Contexto cultural / Estilo:
Realismo
Autores/as:
Cronología:
1877[ca]
Clasificación:
Pintura
Iconografía:
Paisaje
Procedencia:
Depósito: Museo Nacional del Prado (17/02/1928)
Historial:

Depositado por el extinto Museo de Arte Moderno, por R. O. 17-02-1928.
EXPOSICIONES:
Año 2014: Auga doce, Fundación Cidade da Cultura de Galicia, Museo Centro Gaiás, Cidade da Cultura, Santiago de Compostela, 21-03-2014 a 14-09-2014.

Medidas:
Lienzo: Altura = 24,5 cm; Anchura = 39,5 cm
Técnica:
Pintura al óleo
Objeto:
Cuadro