Isidoro Brocos Gómez

Notas biográficas

Santiago de Compostela, 1841 – A Coruña, 1914

Isidoro Brocos fue escultor, grabador y dibujante. Se formó en Santiago de Compostela, Madrid, Roma y París y disfrutó de gran éxito profesional. Cuando vivió en A Coruña, además de dedicarse a la creación artística, trabajó como profesor en la Escuela Provincial de Bellas Artes y en el Instituto Eusebio de A Guarda. Consiguió éxito profesional y premios a su obra a nivel gallego y español.  

Los temas

Aunque también realizó obras religiosas y mitológicas, en su producción tiene mucha importancia la escultura con temática regionalista con una cierta preocupación social. Para esculpir con fidelidad a las gentes de Galicia viajó por nuestra geografía dibujando la vida cotidiana del mundo rural.

Su forma de trabajar

Realizaba sus esculturas en barro cocido y en tamaños no muy grandes. Precisamente por el pequeño formato de las esculturas, resulta especialmente laborioso y destacable su trabajo, pues el contraste de las diferentes texturas es de gran calidad, realizando un tratamiento minucioso de las carnes y de los tejidos, y reparando en los plegados y arrugas.

De algunas de las obras se conservan los moldes o varias copias. Este formato tuvo éxito entre la burguesía que las compraba para decorar sus casas e incluso el propio Alfonso XII adquirirá las esculturas Sastre de aldea y Aquí, aquí (la pulga), exhibidas en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid en el año 1881.

Sus obras en el Museo de Belas Artes de A Coruña

Analizar sus obras nos permite conocer su manera de trabajar. Aquí, aquí (la pulga), La parvao El viejo de la zanfona son obras del museo representativas de su trayectoria escultórica. Todas ellas tienen temática costumbrista y representan momentos del día a día de las clases populares.

Cuando Isidoro regresó a Galicia después de sus estancias en las capitales europeas, se implicó activamente en la defensa e investigación de la cultura popular gallega y sus tradiciones, participando en revistas como La ilustración Gallega y Asturiana, donde fue colaborador artístico y corresponsal.

Precisamente El viejo de la zanfona fue una de las pocas obras que realizó en sus últimos años de vida, momento en el que dedicó mucho tiempo al trabajo de campo recogiendo música tradicional gallega.​

O vello da zanfona, Isidoro Brocos, 1909