Pintura y artes decorativas del siglo XVIII

En la sala 3 del museo es protagonista uno de los géneros más estimados durante siglos: el retrato. Imagen de nobleza y dignidad, el retrato constituye un símbolo de poder de formato variado y con características propias y estilos, desde la sobriedad de la corte española de los Austrias, hasta la elegancia de los italianos y la grandilocuencia del estilo francés.

A mediados del siglo XVI, la tipología de retrato cortesano se empleaba como un símbolo del poder y para la celebración de hechos importantes, pero también era habitual que fueran encargados para enviar a otras cortes en caso de matrimonios políticos, usos que perdurarán hasta el siglo XVII.

Retratos de medio y gran formato cubren las paredes de esta sala, entre los que destacan el retrato de la reina Doña Margarita de Austria, de Juan Pantoja de la Cruz; Fernando de Borbón Parma, del italiano Giuseppe Baldrighi; Mariana de Austria, retratada por Frans Luycks; y María Luisa de Orleáns, en la obra del círculo de Pierre Mignard.

Como complemento, en pequeño formato destacan los retratos en miniatura, originados en el siglo XVI en países como Inglaterra y Francia con finalidad diplomática. Esta colección de los siglos XVIII, XIX e inicios del XX, representa las diferentes escuelas europeas y el uso de las miniaturas dentro del ámbito privado de la burguesía, en diferentes soportes como estuches, medallones, guardapelo, broches...

Obras nesta sala